Limpieza y mantenimiento del bote sifónico

Si no cuidas el bote sifónico con ciertas medidas muy sencillas para su mantenimiento, en cualquier momento puede que tu baño se atasque sin que sepas cómo o por qué.  Cuando se estropea nos damos cuenta de que es un elemento esencial del cuarto de aseo ya que une lavabo, ducha y da el paso de agua a la bajante general, aunque siempre pensamos que no es simplemente una pieza más que deja el agua en los desagües  los desagües. Por tanto para tener el bote sifónico en perfecto estado visite este articulo en el que cual vamos a explicar una serie de medidas para su mantenimiento.

¿Qué es el bote sifónico?

Actualmente el bote sifónico está adquiriendo importancia, de tal manera que surge una tendencia en el mercado a poder uno en cada desagüe del baño y así simplificar la solución en caso de avería.

A efectos prácticos, lo primero es saber cómo reconocerlo en el baño. Es muy fácil, es una tapa metálica (llamada tapa de registro, que es hermética) que tiene justo un tornillo en el centro de la misma y por debajo está el depósito no muy grande al que van las aguas residuales de desagües del aseo. Como mínimo hay uno en cada casa y es conveniente saber dónde se encuentra, sobre todo para saber si el atasco o el mal olor procede del bote sifónico, ya que su principal función es que no entren en la vivienda los olores de las cañerías y lleguen a las distintas estancias de la misma. Por eso siempre tiene que tener agua, que es lo que filtra el olor. Vemos por tanto, que es esencial que haya como mínimo uno en el cuarto de aseo de cada casa.

Habría que colocar un sifón como el que lleva el inodoro en cada uno de los sanitarios del aseo (baño o ducha, lavabo, bidé,…) si no se instalara el bote sifónico en el baño. Solo así podríamos prescindir del bote sifónico, aunque llenaríamos el baño de sifones que cumplirían esa misma función. Además, en general, diferencia y filtra el agua de las cañerías del cuarto de aseo por tanto el bote sifónico es francamente útil para la recogida de las aguas residuales en las viviendas.

Qué hacer si se atasca

Lo cierto es que muchas personas prescinden de él y prefieren recurrir a poner un sifón en cada uno de los aparatos del baño; pero a pesar de ello, sigue presente en la mayoría de las viviendas de nuestro país y cuando se atasca empiezan los dolores de cabeza. Cuando esto ocurre, muchas veces es más sencillo llamar a un plomero para solucionarlo ya que si no se arregla pronto los olores que se producen pueden ser realmente desagradables, además de todas las consecuencias que se puedan derivar del mal cuidado o limpieza del mismo. Contrata a un fontanero con experiencia y déjate de complicaciones.

A veces también se tienen botes sifónicos en la cocina que tenga muchos años pero generalmente solo están en el cuarto de aseo.

Vamos a explicar cómo puedes solucionarlo sin necesidad de llamar a un fontanero; pero es importante que sigas nuestras indicaciones al pie de la letras, ya que cualquier error puede complicar la situación y entonces no te libras de llamar a empresas de fontaneria para solucionar una avería mayor que la inicial.

Para quitar la tapa, lo primero es girar en el sentido contrario al reloj el tornillo que hay en la misma para aflojar la llamada junta esta estanqueidad y así soltar la pata de la manivela, que una vez quitada, hay una rosca y entonces sí puedes retirar la tapa, tirando hacia arriba y sacando al mismo tiempo la segunda tapa y la junta de estanqueidad. Tiene por tanto dos tapas, una que es la que vemos con el tornillo en el suelo del baño, que es la que realmente garantiza la estanqueidad y otra por debajo, que tiene la goma en medio. Una vez que quitamos las dos tapas ya podemos acceder al bote sifónico, que es propiamente el pequeño depósito. Lo primero que hay que hacer es en cuanto lo abres… limpiarlo.

Cómo limpiar el bote sifónico

Ver un bote sifónico por dentro supone para muchas personas una verdadera sorpresa, ya que además de la salida principal de la bajante, podrás encontrar residuos y varias piezas ya que verás también la entrada de las aguas residuales de la ducha o baño y del lavabo, sin olvidar el bidé. Como hemos visto, para evitar que los olores desagradables entren en las demás habitaciones de la casa, en el bote sifónico el agua de dichos elementos se llena y cubre las demás entradas. Sólo cuando hay una bola de cabellos o con otros residuos en alguna de las entradas que hemos mencionado y el agua no pasa con facilidad el bote sifónico se atasca y empiezan los dolores de cabeza. Pero vamos a ver de inmediato cómo solucionarlo para evitar que esa situación se alargue.

En cuanto lo abres, te pones los guantes de goma y ya puedes retirar los residuos u objetos que lo bloqueen (todo lo que esté en el fondo y no sea parte del depósito: cabello, restos de jabón, tierra, cualquier sustancia sólida).

Hay maneras de evitar que entren pelos u otros objetos. En cuanto quites dichos objetos y cabellos comprobarás que de inmediato el agua pasará mejor por el lavabo, la ducha, bidé o la bañera y por tanto habrás eliminado la obstrucción que hacía que el bote sifónico no funcionara correctamente, llenándose de agua e impidiendo que salieran dichas aguas residuales fuera de la vivienda. Ya podemos poner la tapa de nuevo y estar tranquilos porque se ha solucionado el atasco y los sanitarios tragan ya perfectamente. Primero pon la tapa de abajo encajándola con la tuerca que tenga, colocamos la goma en el bote sin prisas para que encaje bien y evitar después que lleguen olores desagradables. Luego coloca la tapa de arriba apretando el tornillo sin que quede demasiado ajustado.

Ya sabes cómo se cuida. Nuestro consejos es que lo limpies de vez en cuando, no tardarás mucho en hacerlo y así es más problema que no tengas atasques en las cañeróas y otras averías relacionadas.

Pero para el caso de que haga un buen mantenimiento y a pesar de todo se repite el atasque son dos las soluciones:

Una. Volver a abrir el bote por si no lo hemos limpiado bien de residuos u objetos.

Dos. Cambiar el bote sifónico porque es lo que falla.